Nutrición
Nutrición

¿Qué sabés de la cocina macrobiótica?

Un camino saludable que enlaza alimentos y actitudes positivas en busca del bienestar total.

Foto: Graciela Calabrese

Somos lo que comemos, es una expresión aceptada en todos los ámbitos donde se promueve la salud. Es tan importante lo que se come como respetar el ritmo de la naturaleza, las temperaturas, los cuatro elementos que sustentan nuestra vida -aire, agua, comidas, luz- y todo aquello que estabiliza el equilibrio entre los opuestos complementarios (el ying y el yang).

En cuanto a la cocina macrobiótica, dicen quienes la practican, que influye en la estabilidad emocional de las personas, potencia sus cualidades y las proyecta hacia un equilibrio psico-físico que conduce al bienestar, porque la buena salud y gozarla, debe ser un estado permanente por ausencia de enfermedades. En busca de ella aconsejan una serie de alimentos que no deben faltar.

Lo básico es el  arroz integral:
Es el mejor alimento para consumir todos los días.
1) es el cereal que contiene abundantes vitaminas del complejo B.
2) beneficioso para el sistema nervioso.
3) aporta energía.
4) fácil de combinar con el resto de los alimentos.

Otros cereales
Mijo
:es un cereal alcalino, con elevado valor proteico.
Trigo:contiene abundantes proteínas y gluten.
Centeno:se recomienda consumirlo en forma de harina.
Avena:se aconseja en forma especial en climas bien fríos.
Cebada:aporta energía.

Verduras y legumbres
Cebollas, zanahorias, algas, porotos aduki, garbanzos, lentejas son algunos alimentos que la macrobiótica utiliza en sus recetas, acompañados con té verde.
Comprar los vegetales propios de cada estación.
Cocinar con aceite vegetal o agua y salar con sal marina.
Anular el consumo de azúcar, de conservar, colorantes y aditivos.

Gratinado de arroz integral con kasha (trigo sarraceno)

Es un plato del este de Europa, ideal para reponer energía.

Lavar y hervir, por separado, 1 taza de arroz integral y 1 taza de trigo sarraceno en abundante agua con sal marina. Mientras tanto, picar y saltear cebolla de verdeo en un poco de aceite de girasol.
Cuando los cereales estén tiernos, colarlos, mezclarlos y saltearlos en la cebolla rehogada para que pierdan humedad. Pasar a una fuente, espolvorear con abundante queso rallado y gratinar.
Servir con verduras cocidas o con una ensalada de hojas verdes.

 4 a 5 porciones

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más