Nutrición

Mamá después de los 40: una realidad cada vez más palpable

Nuevos horizontes para la maternidad moderna.

El embarazo en la madurez es una tendencia de la mujer actual. La realización profesional y el deseo de mayor tiempo de independencia son algunas de las causas de esta decisión.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, cerca del 54% por ciento de los bebés que nacen en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires son hijos de mujeres mayores de 30 años, y el 25 por ciento de los nacimientos se produce entre los 35 y los 40. Además, una de cada tres madres es profesional, y el 45 por ciento tiene estudios universitarios.

Estas cifras no hacen más que indicar cómo se modificaron los comportamientos a medida que las mujeres fueron ganando espacio en el mercado laboral y decidieron continuar estudiando luego de terminar el secundario.

Muchas mujeres están dejándose llevar por sus sensaciones y deseos y no por los mandatos que indican lo que “debe hacerse a determinada edad”. Postergar la maternidad para luego de los 35 y hasta pasados los 40 es una tendencia en alza a nivel mundial.

Si bien es cierto que hay que tomar ciertos recaudos a medida que avanza la edad de la mujer, hace unos años, querer ser madre a los 40 hubiese sido considerado como demasiado riesgoso. Hoy contamos con el avance de la medicina y con el desarrollo de los cuidados preventivos. Las investigaciones médicas y la preparación de los profesionales de la salud no cesan en su afán por brindar los cuidados que cada mujer necesita.

LOS CONTROLES MÉDICOS

Sin importar la edad, toda mujer que busque quedar embarazada deberá acudir a su ginecólogo de confianza para realizarse los controles médicos pertinentes, y seguramente el profesional le indicará tomar algún suplemento vitamínico y ácido fólico. En principio, una mujer a los 40 años puede buscar un embarazo de manera natural.

La ginecóloga Natalia Fernández Peri, coordinadora del Departamento de Genética de IVI Buenos Aires, aconseja que si esa búsqueda se prolonga por más de seis meses, será conveniente consultar con un médico para que haga los estudios necesarios, siempre y cuando la mujer sea sana y no tenga antecedentes ginecológicos de importancia (de lo contrario, la consulta debería hacerse desde el inicio).

De este modo, cada una tendrá la orientación y contención que necesita, según su caso particular.

Son varias las ventajas a nivel emocional que poseen las madres maduras con respecto a las que tienen sus hijos a los 20. En general, son madres más informadas en cuanto a los cuidados que deben tener durante el embarazo y luego de él. La decisión de concebir un bebé llega después de ser muy pensada. Si se trata de una mujer ya sólida profesionalmente, puede contar con las herramientas necesarias para destinar más tiempo a la crianza.

En cuanto a las situaciones que no son tan favorables y que pueden afectar emocionalmente a la mujer, la incertidumbre y los miedos que implica se develan con los adecuados controles médicos. Recién entonces, la mujer sabrá cuál es su verdadera situación, y el médico le indicará cuál es el modo más conveniente para encarar la búsqueda.

La maternidad después de los 40 ya no es poco habitual. Sólo se trata de informarse y tomar los recaudos para lograr un embarazo saludable y pleno tanto para el bebé como para la mamá.

Cada día son más las mujeres que se animan y logran tener su primer hijo a una edad avanzada. Cada mujer es única: por eso es esencial la visita a un médico para responder todas las consultas que surjan y para obtener la orientación que se necesita en cada caso puntual.

Alimentos rápidos y sanos para una embarazada (de cualquier edad)

1. Tuppers individuales con frutas preferentemente frescas, cortadas y no en almibar.

2. Yogur descremado sólo o con cereales. Alimento nutritivo y práctico que proporciona el 25% de necesidades diarias de calcio, proteínas, fibra y otros minerales y vitaminas necesarios.

3. Mezcla de frutas secas y cereales: almendras, pasitas, nueces o lo que te guste. Tené a mano en una bolsita. No abusar.

4. Barra de ensaladas. Si consumís, preparaciones tipo " todo al paso o delivery", adquirí verduras y ensaladas frescas o cocidas y frías.

5. Zanahorias baby. Son una deliciosa opción de un vegetal con abundante vitamina A y fíbra. Son dulzonas y riquísimas.

6. Queso tipo port salut en cubos: buena fuente de proteínas y de calcio.

Combinación sana y exquisita: queso y broccoli

Tarta de 2 quesos y brocoli

Preparar una masa de tarta procesando 80 g de manteca con 1 huevo, sal, pizca de azúcar y 300 g de harina. Pasar a un bol y dejar 15 minutos en la heladera.

Tiernizar 1/4 kg de brócoli o usar un paquete de brocoli congelado. Distribuir la masa en una tartera desmontable de 24 cm de diámetro. Reservar los recortes.

Mezclar los brocolis con 50 g de queso rallado y 150 g de queso por salut en cubos.

Agregar 2 huevos, sal, pimienta, mezclar bien y verter dentro de la tartera forrada con la masa. Cortar la masa restante en tiras, distribuir sobre el relleno tipo enrejado cruzado. Pintar con huevo y espolvorear con queso rallado.

Hornear 40 minutos en horno moderado.

Servir caliente.

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más