Nutrición

Lúpulo: un ingrediente con beneficios...

¡... y a brindar (con moderación) con una cerveza bien fría!

Según un estudio, el lúpulo, ingrediente esencial de la cerveza, podría llegar a prevenir enfermedades relacionadas con la oxidación celular y disminuir el riesgo cardiovascular.

Desde la antigüedad, el lúpulo se ha utilizado en la medicina tradicional para tratar distintas dolencias y enfermedades por su acción antibacteriana, su actividad anti-inflamatoria y sus propiedades sedantes y diuréticas.

Según una investigación podría además prevenir enfermedades relacionadas con la oxidación celular, asociada a problemas cardiovasculares, trastornos neurológicos, procesos inflamatorios e hipertensión, entre otros.

El trabajo, desarrollado por profesores de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia, argumenta que el lúpulo podría tener beneficios sobre el metabolismo oxidativo, disminuyendo los niveles de colesterol total y triglicéridos.

La cerveza es el único producto alimentario que utiliza el lúpulo en su elaboración. De hecho, el lúpulo le confiere su característico sabor amargo y junto con el agua y la cebada malteada forma la base del mosto que, una vez fermentado, se convierte en cerveza.

Según los resultados de esta investigación, tras la ingesta de cantidades moderadas de cerveza se observa una modificación positiva en los marcadores sanguíneos como los relacionados con los procesos inflamatorios y oxidativos. Los datos más llamativos son los niveles de colesterol total y concretamente los niveles de LDL oxidada.

El Profesor Jesús Román Martínez, presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación, afirmó: “La cerveza tiene una capacidad antioxidante global significativa, ya que posee valores similares a otras bebidas alcohólicas como el vino y no alcohólicas como el mosto.”

En lo que respecta a los parámetros de los marcadores de inflamación se observa que el lúpulo disminuye en un 31% los niveles de proteína C reactiva. Esta proteína determina el riesgo de cardiopatía en una persona, es producida por el hígado y su nivel se eleva cuando hay inflamación.

Las sustancias con actividad antioxidante presentes en la cerveza provienen principalmente de las materias primas empleadas en su elaboración. Concretamente, los polifenoles de la cerveza proceden esencialmente de la cáscara de la cebada y del lúpulo.

Las vitaminas del grupo B y ácido fólico que proceden de la malta, cuya concentración suele aumentar durante la germinación de la cebada.

El lúpulo se empezó a utilizar en la fabricación de cerveza por sus propiedades antisépticas. Con la incorporación de este ingrediente no solo se aportó su característico sabor amargo a la bebida hasta entonces dulzona, sino que supuso un paso importante en la higienización y estabilización del producto.

 

Fuentes:

Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA). Facultad de Medicina. Universidad de Valencia.

Beer-sandwich

Fresco y riquísimo.

500 g de pan brioche

250 g de jamón crudo

100 g de tomates secos

1 atado de albahaca

330 ml de cerveza Golden Ale

 

Hidratar los tomates en cerveza durante un día.

Cortar los panes brioche a la mitad y armar los beer-sandwich colocando unas hojas de albahaca, una feta de jamón crudo y por último los tomates hidratados.

 

Receta por el brewchef  Emilio Pérez de The Beer House Experiencie

 

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más