Nutrición

Alimentos transgénicos

Opiniones diversas para un tema controvertido.

Muchas personas  sienten dudas sobre la seguridad de los alimentos transgénicos El doctor Edgardo Ridner ex Presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición y actual Presidente de la Asociación Profesionales de Salud y Alimentos, escribió este artículo para nuestros lectores.

¿Será verdad que es algo sencillo e inocuo?

Transgénico quiere decir que se sacó un gen de una especie, por ejemplo de un vegetal y se lo puso en otra especie tal como el maíz o la soja. La técnica más usada es compleja, pero aprovecha un viejo camino: el gen se separa en un medio de cultivo donde una bacteria lo toma y se lo pasa al otro vegetal, una forma de intercambio genético que existe en la naturaleza desde siempre. Los alimentos transgénicos se desarrollaron para mejorar la producción.

Cuando estuvo en nuestro país el bioquímico valenciano José Miguel Mulet, para la presentación de su libro COMER SIN MIEDO, habló sobre el tema y nuestro entrevistado lo resumió.

“La comunidad sabe muy poco", señaló el Dr. Ridner y en consecuencia, actúan con cautela. Los ambientalistas protestan, aunque sin base científica. Los profesionales de la nutrición, lamentablemente en este tema, son un reflejo de la sociedad: poco conocimiento y mucho desinterés".

"En las sociedades científicas se expone la evidencia real que sugiere firmemente la inocuidad de los alimentos transgénicos. Entonces, ¿para qué se desarrollaron los alimentos transgénicos?: para mejorar la producción, que no falten alimentos y que sus precios se mantengan en parámetros accesibles."

"Los vegetales transgénicos son iguales a los no transgénicos. Los que están de acuerdo con la tecnología transgénica dicen que de no existir, el hombre se moriría de hambre. Quienes están en contra, alegan estar preocupados por la biodiversidad del planeta.”

El tiempo, la ciencia y las urgencias comprobables sobre la salud, le darán claridad a este tema tan controvertido.

Batatas al horno con ananá

Una guarnición exquisita y sencilla

Pelar 1 kg de batatas, cortarlas en ruedas y hervirlas en abundante agua con sal.

Escurrirlas y rociarlas con jugo de limón.

Distribuir en una fuente enmantecada, cubrirlas con rodajas de ananá picado en almíbar, jugo de 1 naranja y espolvorear con una cda de azucar negra.

Bañar con el un poco de manteca derretida.

Hornear hasta que tome un suave color acaramelado.

Servir como guarnición de carnes o cerdo.

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más