Nutrición
Nutrición

Hidratarse en verano

¡Y en invierno también!

En un interesante artículo de la revista DRINKS&WATERS, la Licenciada María E. Perversi (MN 5468) señaló que el agua es "la gran protagonista de nuestro cuerpo; constituye alrededor del 60% de su volumen y está presente en todos sus componentes, desde los más pequeños, las células hasta los principales tejidos y órganos que nos dan vida.

La necesitamos, entre otras cosas, para mantener la temperatura corporal, eliminar sustancias de desecho del organismo, para digerir los alimentos e incluso para lubricar nuestras articulaciones. Sin agua, no seríamos capaces de mantenernos vivos, más que un par de días".

 

¿Por qué necesitamos mantenernos hidratados?

Debido a la cantidad de funciones vitales que desempeña en el organismo el agua, tiene que estar presente a lo largo de todo el día.

 

¿Cómo sé si estoy deshidratado?

La sed es un buen indicador, pero debemos saber que cuando tenemos sed, ya estamos levemente deshidratados.

Los principales síntomas de una persona deshidratada, son muchos, desde dolor de cabeza y fatíga hasta sequedad bucal, mareos y una orina muy concentrada.

El agua se encuentra en mayor cantidad en los líquidos, como sopas, infusiones, jugos de frutas o licuados, leche, agua saborizadas y gaseosas. También frutas, verduras, salsas y gelatinas.

De acuerdo con el European Hydration Institute, dentro de la recomendación diaria, incluye el agua como componente dietario tanto de alimentos sólidos como líquidos.

Las personas con gran riesgo de deshidratación son los adultos mayores, ya que con la edad, van perdiendo la sensación de sed.

Las aguas minerales:

En las góndolas del Súper, hay dos clases de "aguas" codificadas por el Código Alimentario, cuyas carcaterísticas se detallan en las etiquetas.

 

Agua mineral de manantial: es la que proviene naturalmente de fuentes surgentes o semi surgentes, envasadas en lugar de origen.

Agua mineralizada: es potable, tratada y adicionada con sales minerales de uso permitido de acuerdo a una fórmula pre establecida por bromatología.

Ambas pueden ser gasificadas o no.

El agua debe siempre estar presente en las mesas. Es la bebida que calma la sed (no hacerlo con bebidas alcohólicas).

Servirla en la copa adecuada, que es más grande que la del vino.

Melón con jamón diferente

Una fruta con mucha agua

Cortar trocitos de melón en cubos.

Envolver en láminas delgadas de queso fontina y jamón crudo, sostener con un palillo.

Rociar con una salsa a base de mostaza, azúcar, vinagre y jugo de naranjas.

Acompañar con pepinillos agridulces.

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más