Nutrición

Los fríos y los resfríos

Qué hay que observar, qué precauciones tomar y cuándo consultar con el profesional.

Es una pauta  fija de todos los  inviernos. Con los fríos bien marcados, llegan los resfríos, las congestiones, las fiebres, las gripes…

¿Qué diferencia hay entre resfríos y gripes?

El resfrío es el llamado catarro estacional.

Son virus de la estación otoño-invierno, que atacan fundamentalmente el aparato respiratorio y a veces, secundariamente, el aparato gastrointestinal.

En las personas adultas y adolescentes sanos, duran de 7 a 10 días y no traen demasiadas complicaciones. Como siempre, las personas con enfermedades previas, de cualquier edad, deben cuidarse más.

No hay vacunas específicas y se tratan con los medicamentos comunes, indicados por los profesionales para alivar los síntomas de tos, fiebre y eventualmente antibióticos, cuando el médico considera que hay peligro de infección bacteriana secundaria.

La gripe es una enfermedad producida por el virus de la Gripe o Influenza frente a la cual nos vacunamos todos los años. Es una enfermedad grave que requiere internación y cuidados especiales por las complicaciones que trae.

Por ahora, no hay epidemias ni pautas de alarma. Hay insuficiencia respiratoria y cardiovascular.

 

¿Cuáles son los primeros cuidados caseros que podemos practicar?

La higiene de manos, utensilios y de todo el hogar.

Evitar el cambio brusco de temperaturas (salir de ambientes calefaccionados a la calle, sin el abrigo adecuado).

Alimentación variada, especialmente frutas y verduras, evitar las comidas abundantes o copiosas.

No automedicarse.

 

¿La fiebre está indicando una situación delicada?

No siempre. Es sólo una advertencia a tener en cuenta según la edad y el estado de salud previa del paciente (enfermedades crónicas, hereditarias,etc).

La fiebre aislada y sin síntomas agregados es una reacción del organismo que puede ser buena aunque molesta. En cambio, muchos síntomas y sin fiebre, pueden representar signos de alarma. Es el médico quien debe determinar su importancia y gravedad.

 

¿Cuáles son los grupos etarios más delicados?

Como ocurre con la mayoría de las enfermedades, los niños desde el nacimiento hasta la adolescencia, los adultos mayores con patologías previas y los ancianos solos o confinados en institutos y geriátricos.

Las mujeres en particular en los primeros meses de embarazo.

 

¿Cómo deben encarar las mamás los resfríos infantiles?

Con las orientaciones indicadas por el pediatra o médico de familia. Se puede tener un pequeño botiquín de urgencias armado con el médico, que es quien y mejor conoce el uso de los medicamentos.

 

¿La tos es índice de un cuadro que debe preocupar?

La tos puede ser seca, repetitiva con o sin expectoración blanca o amarilla. Son signos, es decir manifestaciones que el paciente muestra. El médico debe evaluar su importancia para ser o no tratada según corresponda a cada caso.

 

¿Cómo proceder cuando hay ancianos en el hogar?

Mantener una buena higiene personal y una dieta adecuada son las mejores recomendaciones. Así como cada caso es un mundo, cada anciano tiene su tratamiento particular.

 

En términos generales, ¿cómo encarar los tiempos fríos desde la salud?

No hacinarse.

Cuidar que haya una buena aireación del ambiente.

Evitar el cambio brusco de temperatura.

Sopas nutritivas calientes, frutas y verduras variadas y de estación.

Evitar el alcohol como método para aumentar la temperatura corporal ya que en nuestro país no padecemos temperaturas extremas ni polares permanentes.

 

Dr. Gabriel Milman

Médico especialista en enfermedades infecciosas

Mousse merengada de naranjas

¡Exquisita y con mucha vitamina C!

 

1/2 litro de jugo de naranjas

2 cdas de almidón de maíz

3 cdas de azúcar

1 cda de ralladura de naranjas

1 cdta de gelatina sin sabor

2 huevos

 

Poner en un recipiente el jugo de naranjas, el almidón de maíz, el azúcar, la ralladura de naranjas, la gelatina sin sabor y 2 yemas. Reservar las claras.

Cocinar todo junto revolviendo hasta que rompa el hervor.

Retirar del fuego y dejar enfriar bien (no llevar a la heladera).

Batir las claras a punto nieve con 2 cucharadas de azúcar.

Incorporar con movimientos suaves a la crema de naranjas y verter en un molde grande, preferentemente de vidrio térmico.

Enfriar unas horas hasta que la mousse esté cremosa y firme.

Separar las porciones por cucharadas y servir sola o con un copete de crema chantilly poco azucarada.

 

¡Una idea divertida!

Hacer el jugo con naranjas frescas.

Vaciarlas y rellenarlas con la mousse de naranjas.

Servir medio casquete por persona.

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más