Nutrición
Nutrición

Consejos para una alimentación saludable

Beneficios y perjuicios de los alimentos

 

El Dr. Edgardo Ridner, médico nutricionista y ex presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición, explica algunas ideas sobre los alimentos y los nutrientes.


Me hace bien, un poquito bien, no me hace nada, me hace mal... cuántas veces escuchamos y leemos algo sobre algún alimento al que se lo presenta como un dios o un diablo, y nos preguntamos cuánto hay de cierto en eso.

Propongo empezar por distinguir un alimento de un nutriente.

Un alimento es un conjunto complejo de sustancias que preparamos de alguna forma, todo lo que va dentro de un plato. Y, por supuesto, necesitamos comer para vivir.

Un nutriente es una sustancia que tiene alguna función en nuestro organismo: formando parte de nuestro cuerpo, siendo utilizada para darnos energía química, o interviniendo en alguna reacción física.

Ahora, la cosa se puede integrar: necesitamos nutrientes, y los recibimos como parte de los alimentos. Además recibimos sustancias que no necesitamos, pero que a veces pueden ejercer algún efecto sobre la salud. Acá se abre un universo tan amplio que es imposible resumir en pocas líneas, pero que nos recuerda la complejidad de nuestro organismo.

¿Hace bien un alimento? Por supuesto que sí, de lo contrario no sería un alimento. Pero mucho amor puede matar, y los alimentos no son la excepción. Paracelso, un médico de la Edad Media decía que toda sustancia puede ser un alimento, un remedio o un veneno según la cantidad. No hay alimentos buenos o malos, sino una alimentación adecuada a cada persona.

Por lo tanto, vamos a concentrarnos en los componentes. Proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales son nutrientes y en la cantidad adecuada no hacen bien ni mal, simplemente nos alimentan. Aprendamos a comer de la mano de nuestro nutricionista, consumiendo todos los alimentos en su justa medida.

Fuera de los nutrientes hemos comido desde siempre cientos de sustancias que aparentemente no necesitamos, presentes en los vegetales y animales de nuestra dieta. A esto se le agregan sustancias nuevas (como colorantes, conservantes, saborizantes y muchas más) que el hombre ha ido incorporando para hacer más atractiva la comida o simplemente guardarla por más tiempo.

¿Los aditivos son buenos o malos? ¿Las sustancias de origen natural (provenientes de vegetales o animales) son buenas o malas? Debemos juzgar caso por caso y, la mayoría de las veces, nos encontraremos con la misma respuesta: no sabemos.

La gran mayoría de los beneficios y los perjuicios supuestos para cualquiera de las sustancias que están o se agregan a los alimentos, no consiguió aún pasar la prueba de la ciencia. Muchos, ni siquiera fueron estudiados. Y los que se investigaron, casi siempre dieron resultados variables y de escasa magnitud. Pero, a no preocuparse, se sigue investigando, cada vez más. Así que es probable que en el futuro sepamos más acerca de posibles beneficios de alguna sustancia presente en un alimento,  pero por ahora es una cuestión de fe más que de ciencia.

Y lo mismo vale para los perjuicios: no hay ninguna conspiración internacional para esconder venenos en las comidas. Las autoridades de todos los países que he conocido, comenzando por las argentinas, controlan minuciosamente cada sustancia antes de aprobarla.

Revisar literatura científica es aburridísimo. Quizá esta es la razón por la cual es más fácil creer en la magia que aceptar el método científico. Los creyentes pueden seguir creyendo en supuestos beneficios o perjuicios de su comida ya que nada indica que corran ningún riesgo. Y los escépticos también, por las mismas razones.

 

 

 

SOCIEDAD ARGENTINA DE NUTRICION


http://www.sanutricion.org.ar/

Pastelitos madrileños

Para rescatar las olvidadas y saludables sardinas

 


Poner un  poco de cebolla rehogada en el centro de seis discos para empanadas. Acomodar sobre las cebollas una sardina en aceite escurrida. Cubrirla con tomate fresco picado, mezclado con huevo duro.

Rociar con gotas de limón y tapar con otros discos de masa para empanadas, para obtener seis pastelitos. Pintar con huevo y hornear hasta que la maza esté dorada.

Servir sola, caliente o fría, con un toque de mayonesa light.

 

Las sardinas son ricas en Omega 3.

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más