Nutrición

Sal... ¡una pizca!

En todas las etapas de la vida, desde los niños hasta los ancianos, los profesionales de la salud coinciden en que hay que reducir el consumo de sal o eliminarla del todo. Una de las primeras indicaciones de los pediatras -que  también aprendimos las abuelas-, es que los chicos coman sin sal y sin azúcar para que descubran el sabor de cada alimento.

La Licenciada Andrea Rochaix, a quien consultamos para esta nota, dice que la prevención es el primer paso para cuidar la salud: “Consumiendo una menor cantidad de sal se pueden reducir las posibilidades de desarrollar alta presión arterial (hipertensión)”.

Niños y adultos necesitan una pequeña cantidad diaria que sería el equivalente a ¼ de cucharadita de té, sin superar 1 gramo de sal cada 1000 calorías.

Los alimentos contienen, “naturalmente” pequeñas cantidades de sal. La que ingresa a nuestro organismo es “la agregada” ya sea usando la sal de mesa o productos que la contengan como los snacks, encurtidos, la que aporta la industria en sus envasados, los fiambres, aderezos, salsas en general y la salsa de soja en particular.

La mayor parte de la sal que consumimos es yodada. Si la evitamos en su totalidad, se debería contemplar algún otro modo de cubrir el yodo diario que necesitamos.

Lo que cada uno puede hacer
Consumir alimentos frescos y/o congelados. En los enlatados, elegir los que no tienen sal (los hay).
Preferir carnes frescas o congeladas, leer las etiquetas y cuando dice “bajos en sodio”, quiere decir que contienen 140mg o menos, de sodio por porción.
Si acostumbra a salar durante la cocción, que la porción sea mínima.
Reemplazar la sal por hierbas y especias.
Eliminar el salero de la mesa.
Moderar, en todas las edades, los condimentos; cuidado con las aceitunas.
Incluir verduras y frutas en adecuada cantidad. Son bajas en sal, en calorías y ricas en potasio, un mineral que contribuye a regular la presión arterial.

 

Y algo más:
Un alto contenido de sal incrementa la cantidad de calcio que se elimina por la orina y puede aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas.

Asesoró: Lic. Andrea Rochaix

Información-Desarrollos-Educación-Alimentación-Salud

andrearochaix@gmail.com

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más