Nutrición

Panza llena, ¿corazón contento?

Depende con qué llenamos la panza...

Una copa de vino tinto por día para el corazón.

Las frutos secos, fuente de salud y energía.

Frutas y verduras deben ser partes del menú cotidiano.

El corazón, como cualquier parte del cuerpo, necesita cuidados que son vitales para su adecuado funcionamiento. La alimentación es parte de esos cuidados. La doctora Paola Harwicz, Especialista en Cardiología y Nutrición, comparte consejos para cuidar la salud del músculo del amor.

Comer 5 frutas y verduras al día reduce el riesgo de tener un infarto en un 20%: ¡qué fácil y sencilla costumbre a adoptar! Verduras en tus comidas principales y dos frutas al día es la dosis.

El aceite de oliva, canola y el de girasol de alto oleico, con un elevado contenido de Omega 9, cuidan tu corazón al reducir el colesterol malo (LDL) y aumentar el bueno (HDL).

Consumir pescado 2 veces por semana. Al menos 1 de ellas, pescado azul (salmón, atún, caballa, arenque, sardina, anchoa, boquerón). Pueden optar por el pescado fresco o en lata. Además de cuidar tu corazón, tiene comprobadas acciones antiinflamatorias y vasodilatadoras en las arterias. Además protege el cerebro (anti Alzheimer).

Los frutos secos son una excelente opción a elegir para una colación, por su aporte en grasas saludables mono y poliinsaturadas, pero siempre con moderación, porque son calóricos.

Preferir los cereales integrales, por su riqueza en fibra, vitaminas y minerales, que al igual que las frutas y verduras, contribuyen a bajar los niveles de colesterol y azúcar en sangre y mantener un adecuado tránsito intestinal.

Aprender a utilizar condimentos y especias para reemplazar a la sal. En la actualidad existe un abuso de consumo de sal: se utilizan 12 g, en lugar de los 5 g de sal diarios recomendados (1 cucharada de té diaria). Asimismo, reducir el consumo de alimentos procesados y productos ricos en azúcar. Evitar las gaseosas con jarabe de alta fructosa, por su comprobado efecto pro-obesidad.

Consumir brócoli y otras coles protege nuestras arterias por la presencia de un antioxidante, el sulforafano, que además colabora en la prevención del cáncer de próstata y de mama.

Los compuestos fenólicos, antioxidantes presentes en el vino al igual que en los frutos rojos y en las uvas, protegen el corazón: 1 vaso de vino tinto al día, si es su costumbre. ¡Ojo! Si tiene triglicéridos elevados, o bien si esta excedido en el peso, el alcohol debe limitarse.

Y además...

Cuidar el peso y mantener una alimentación saludable, dado que la obesidad se asocia a distintas alteraciones metabólicas como la diabetes, hipertensión arterial y aumento del colesterol y triglicéridos.

Realizar actividad física 30 minutos al día. Ser lo más activo posible.

Ríase mucho: la risa, o mejor aún las carcajadas, son grandes aliadas de un corazón sano.

 

Asesoró: Dra. Paola Harwicz
Especialista en Cardiología y Nutrición
www.nutricionenlared.com

 

 

ver todo vida sana
Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

La cocina súper fácil del supermercado
Recetas de Miriam

Las recetas de la cocina familiar de Miriam Becker.


ver más

Invitados

Una sección para aprender y compartir con los que saben.
ver más