Invitados
Nutrición

Un rockero en la cocina: “Pretendo comer rico, ¡todo lo que pueda!”

Martín García Reinoso: entre la guitarra eléctrica y las hornallas.

Martín con su guitarra en uno de sus ambientes naturales, además del estudio de grabación: la cocina.

¿Quién diría que un nene de nueve años vuelve del colegio y se prepara, solito, una mayonesa casera, batida, con aceite y huevo, y se la come con pan? Tal vez en ese rato de disfrute infantil y singular, haya nacido el gusto por el buen comer de Martín García Reinoso, un rockero argentino de 48 años cuyo primer contacto con la música fue a través de la guitarra y sucedió a los 8. “Estaba enfermo, según recuerdo, y de repente me trajeron una guitarra de regalo. No sé si me curó pero ya nunca la solté. Lo primero que hice fue sacar la melodía de El Zorro.”

La vida se encargó de hacer de él un apasionado de la música, a la que nunca ya abandonó, como a la buena mesa. Se convirtió en guitarrista de formación netamente autodidacta, con el rock como guía y las clases con Alejandro Ridilenir. Además de sus maestros naturales, obviamente: “Mis favoritos son The Beatles, Stones, Zeppelin, Hendrix, The Who, Prince y Spinetta. También de otros mundos musicales, tengo mis predilectos, como Bill Evans, Wes Montgomery, Bach, Beethoven, Satie, Villa Lobos y tantos más.” Dos pasiones que comparten las mismas herramientas, en su caso: las manos. Y comienzan más o menos en el mismo momento, porque desde pequeño, comer le pareció siempre una ceremonia interesante y de celebración. “Siempre festejé mucho un rico plato de comida. Por suerte, en mi casa cocinaban de todo y muy rico.” La vida y vicisitudes familiares lo llevaron a  vivir algunos años a México, donde su gusto por los condimentos se exacerbó y, según él cuenta “mi paladar se expandió”.

Su vida de músico de rock lo lleva a las giras, donde obtiene grandes satisfacciones culinarias pero también puede suceder que deba conformarse con apenas un sandwich. “En las giras somos todos pochitos morfonis. Siempre buscamos una opción para rompernos la boca. Y cuando hay buen catering lo festejamos mucho y no olvidamos.” Y de giras sabe, pues desde hace casi dos décadas que viaja tocando en las bandas de músicos reconocidos como Julieta Venegas, Luis Alberto Spinetta (de quien se reconoce ferviente admirador, “es mi ídolo”, asegura) y actualmente, presta su arte en las filas de Vicentico, el ex Fabulosos Cadillacs lanzado a su carrera solista. No descarta la idea de, algún día, abrir un restaurante aunque no por el momento. Le encanta ir a comer afuera pero esquiva los lugares pretensiosos y caros porque sí. “Voy tras lo sabroso, sea caro o barato”, asegura.

“Me gusta seguir recetas pero también arreglármelas con lo que hay bajo una sola premisa: que esté muy rico. A la vez, me molesta muchísimo tener que comer y desaprovechar esa oportunidad, que es todo un momento de placer, con algo que no está a la altura de las circunstancias.” No duda en confesar que le encanta cocinar para alguien más. “Me encanta, es lo lindo de la comida, cocinar para seres queridos.” Una de especialidades predilectas, que los amigos le piden una y otra vez, es la tortilla. Acá, este rockero de buen gusto comparte su receta, diferente y simple, pero deliciosa y merecedora de ovaciones y aplausos, como un gran solo de guitarra.

Paloma Sneh

Mi tortilla de papas

Para hacer varias y servir con una cerveza bien fría.

Ingredientes
4 papas medianas
1 cebolla grande
6 huevos
Sal y pimienta

Opcionales
Camarones
Chorizo colorado
Anchoas
Pimiento verde o rojo
Chile

Procedimiento
Para empezar, soy de los que no hierven la papa antes, vengo de un lugar con plena confianza en el aceite para que la agarre así, de buenas a primeras, sin ningún caldo previo. Hervirlas primero me parece ya un comienzo falso, “miedoso”, cuidando algo de "lo sano" que no es tal. Pero antes de seguir con la cocción hablemos del corte de nuestro querido tubérculo: luego de pelar las papas, hay que cortarlas por la mitad y estas mitades a su vez otra vez más por la mitad. A partir de ahí se pueden ir cortando al tamaño de las papas españolas o quizás un poco menos. Yo no las corto en cuadrados, confío en los paralelogramos y demás variables geométricas poco precisas. Diría que a no preocuparse mucho por las formas de los cortes, sí por el grosor (para que se cocinen parejo), ya que esa imprecisión va a acomodar todo mejor en el puzzle de lajas y huevo. Del corte de la cebolla tengo poco para decir, tirando a grande y mas bien en pluma, nada de pequeñeces. Y, por supuesto, en menor cantidad que la papa.

Volvemos a la hornalla
El aceite
: preferentemente de oliva (del bueno, si no ¡olvídenlo! Nada de sucedáneos con olor a aceituna), todo lo que se pueda y bastante cantidad. Cuando el aceite está bien caliente se agregan las papas, se dejan un poco y, recién después, se agrega la cebolla. Retirar todo cuando la papa se puede pinchar y está un poco blanda. Dejar en un colador. Esperar que se enfríe.
Los huevos: deben ser batidos aparte y luego condimentados con sal (bastante, porque es el único momento en la preparación en que uso sal) y pimienta. Agregar las papas cocidas con la cebolla, incorporar y dejar reposar un rato (queda más rica).
Gran finale: mucho se ha hablado de la cocción de la tortilla y del momento cúlmine en que se la da vuelta. En una sartén que no se pegue (lo más importante de todo), con fuego bien caliente y apenas muy poquito aceite se vierte la mezcla dorada y se la esparce de la mejor manera.
¡Una clave! La buena tortilla encuentra la suya en el punto de cocción. A mí, me gusta babé (del francés baveuse)  y no me interesa para nada ninguna otra modalidad. Si quieren arruinar una tortilla (como un bife), cocínenla mucho.

Dicho esto, si la quieren babé, hay que usar la intuición. Cocinar el primer lado un poco más que el segundo y a fuego bajo para que no se queme. El momento del malabarismo tan esperado debe ser hecho con rapidez y seguridad. Se tapa la tortilla con un plato o una tapa de olla y se la da vuelta, con decisión, deslizando la tortilla como si se tirara de un mantel. Se cocina hasta dorar.

Rellenos de alegría á la Martín
Con camarones al ajillo: comprar camarones crudos de preferencia (en el Barrio Chino, por ejemplo) y saltarlos en una buena cantidad de aceite de oliva del bueno. Cuando está bien caliente y con mucho ajo (cuidado de no quemarlo), agregarle si se prefiere algún chile, guindilla o un poco de pimentón. Una vez lista la cocción, escurrir el aceite, enfriar y luego agregarlo a la mezcla de papas, cebolla y huevo.
Con chorizo colorado: trozar en pedazos pequeños un chorizo candelario. Hay quienes lo saltean previamente; también puede ir crudo y se cocina al hacer la tortilla. Si les apetece, se deja acompañar muy bien con pimiento verde o rojo previamente saltado.
Con anchoas: se cortan en pedacitos y se agregan así nomás a la mezcla.

  • texto

    Andrea Rochaix, licenciada en nutrición

  • texto

    Luis Gruttarotti, director de Celi&CO

  • texto

    Iwao Komiyama,el embajador de la cocina japonesa

  • texto

    Laur: oliva y aceto balsámico con proyección internacional

  • texto

    Patricio Gatto de Rodizio Campo

  • texto

    Diego Moyano, chef ejecutivo de La Cabaña

  • texto

    Guido Sosto y su clásico porteño-italiano

  • texto

    Gastón Riveira, Creador de La Cabrera

  • texto

    María Muller: nutricionista/naturista

  • texto

    Perla Palacci

  • texto

    Paula Comparatore y su cocina federal

  • texto

    Silvia Plager: brillante escritora y muy buena cocinera

  • texto

    Maximiliano Macarrone, Maestro heladero

  • texto

    Edith Margulis: La Biblioteca Café

  • texto

    La Cava de Vittorio

  • texto

    Nuestro alimento invitado: la pasta seca

  • texto

    La Academia Argentina de Gastronomía

  • texto

    Andrea Jatar: comida rica para que todos disfruten

  • texto

    La cocina de Máximo Larguía

  • texto

    Las algas marinas

  • texto

    The Temple Bar

  • texto

    Magda Choque Vilca, la Reina de las Papas Andinas

  • texto

    Mercedes Nimo

  • texto

    Deni De Biaggi: Un renacentista en tiempos modernos

  • texto

    Restó del Hotel Colonial, en Salta

  • texto

    Quetec

  • texto

    Luigi Bosca, tradición de familia

  • texto

    Cerveza: la bebida perfecta para el verano

  • texto

    Miriam Becker

  • texto

    Eduardo Ruiz

  • texto

    Guido Bioli, chef y creador de La Baita

  • texto

    Sergio Stalman, de Miditerra

  • texto

    Carlos Valenti Casasempere

  • texto

    Mauricio Asta, chef y pastelero

  • texto

    Trova Bar de vinos

  • texto

    El Museo Beatle en Buenos Aires y su espacio gastronómico

  • texto

    Eduardo Celestino Rodriguez

  • texto

    Nelson Wejkin y su cocina étnica-judía

  • texto

    Sébastien Fouillade

  • texto

    Patricia Scheur

  • texto

    Fifi Almacén

  • texto

    Pasión por la comida judía

  • texto

    Chungo, mucho más que helado

  • texto

    Luciano García, chef

  • texto

    Christian Alvarez, de contador a repostero

  • texto

    Max Lucia, tea sommelier

  • texto

    Felicitas Pizarro

  • texto

    Lesaffre Argentina

  • texto

    Gout Cafe

  • texto

    Miguel Nucete: Pasión por los quesos

  • texto

    Gonzalo Aramburu

  • texto

    Ott College de Acassuso. Almacén Gourmet

  • texto

    Martiniano Molina

  • texto

    Ramón Barberis

  • texto

    Alejandro Bontempo

  • texto

    Bodega Trapiche

  • texto

    Greta Behrguese y su Ensalada Tabule

  • texto

    Juan Alberto Seminario Garay (Juanchi)

  • texto

    Pietro Sorba

  • texto

    Emiliano Sabino

  • texto

    Hellmann´s: 50 años dando lo mejor

  • texto

    Sacha Sawila y su cocina andina

  • texto

    Dill and drinks

  • texto

    Angelita Bianculli y su nuevo libro

  • texto

    Los Roca, viñateros de ley

  • texto

    Sabores del Sudete Asiático

  • texto

    La Juvenil: pastas para compartir.

  • texto

    Naná. gastronomía con el sello de las Reynal.

  • texto

    Guido Agostinelli, presidente de Geson

  • texto

    Cervelar. Cervezas y algo más...

  • texto

    Germán Cárdenas, Chef Manager de Bardot

  • texto

    Negroni

  • texto

    La Casa de Lalo, Comedero con Amor

  • texto

    Lucullus

  • texto

    ¡Las recetas de la tía Vivi!

  • texto

    Softies

  • texto

    Angelita Bianculli, de La Esquina de Las Flores

  • texto

    Pedro Alperowicz

  • texto

    Valeria Mortara, Head Sommelier del Faena Hotel

  • texto

    Ramiro Rodríguez Pardo

  • texto

    Lucas Bustos

  • texto

    Micaela Bruno, chef ganadora del Concurso Oliovita 2012

  • texto

    Monica Jakubavicius, cocinera y repostera.

  • texto

    Mariana González, repostera.

  • texto

    Guia Aglutenados: ampliar el mundo.

  • texto

    Romina Jeres, chef de Delia restaurante

  • texto

    Martín Cabrales y el valor de una empresa familiar.

  • texto

    Mauro Colagreco.

  • texto

    Mauricio Asta, chef pastelero

  • texto

    Emilio Garip y Oviedo Restaurante

  • texto

    Maco Lucioni, sommelier y periodista gastronómico.

  • texto

    El sótano de Cindo

  • texto

    Confitería La Nueva San Agustín

  • texto

    Ludovico De Biaggi

  • texto

    Un rockero en la cocina: “Pretendo comer rico, ¡todo lo que pueda!”

  • texto

    Ingeniero Alberto Arizu (padre)

  • texto

    Guillermo Calabrese

  • texto

    Walter Gorelik, conductor de NoqtambuloTV

  • texto

    Jérôme Mathe, chef de Café des Arts, del Malba

  • texto

    Céline Demarcq. Creadora de L Atelier de Celine

  • texto

    Kike Pastor: el Chef del Bodegon Al Horno

  • texto

    Tomás Kalika

  • texto

    Pedro Lambertini

  • texto

    Hernán Mendoza

  • texto

    Ariel Rodriguez Palacios

  • texto

    Nuestros invitados: Sabrina Cuculiansky & Yu Sheng Liao

  • texto

    Dolli Irigoyen

  • texto

    Christian Petersen, un chef con raíces y alas.

  • texto

    Paz Levinson, joven sommelier apasionada por el mundo de la enología

  • texto

    Fernando Trocca

  • texto

    Paula Méndez Carrera es Cocina Pura

  • texto

    Inés de los Santos

  • texto

    Martín Molteni

  • texto

    Diego Gera - Director General The Bue Trainers Gate Gourmet Argentina

  • texto

    Aromas del Festival de San Sebastián

  • texto

    Sobre el arroz Parboil: Un diálogo esclarecedor con el Lic. Jorge Kaplan

  • texto

    Darío Gualtieri

  • texto

    Beatriz Chomnalez

  • texto

    Maru Botana

  • texto

    Fernanda Orellano, Directora Académica de la Escuela Argentina de Sommeliers

 

Seguinos en Facebook, Linkedin, instagram Seguinos en instagram Seguinos en Facebook Seguinos en Twitter

Buscador

Newsletter


Para recibirlo

Andrea Rochaix, licenciada en nutrición

Andrea Rochaix, licenciada en nutrición

Ciencia, creatividad, premios y mucho más en el camino de una emprendedora singular

ver más

Luis Gruttarotti, director de Celi&CO

Luis Gruttarotti, director de Celi&CO

La vida sin TACC

ver más